No te pierdas

logo
¿Por qué mis plantas no florecen? 7 causas comunes y cómo solucionarlo

Las has cuidado con todo el esmero del mundo.

Siempre estás pendiente de que no les falte agua, de que tengan suficiente abono, de podar las ramas y las flores secas… si es que incluso les cantas de vez en cuando. Pero ni por esas.

Por más que lo intentes, tus plantas no florecen nunca.

No te preocupes, porque no estás solo. De hecho este es uno de los problemas sobre el que más nos preguntan en el vivero.

Y la cuestión es que puede haber muchos motivos por los que tus plantas no llegan a desarrollar flores.

Si es tu caso, muy atento a este post, porque aquí te vamos a contar:

  • Las razones más habituales por las que tus plantas no florecen.
  • Cómo ponerles solución.

Verás cómo en un abrir y cerrar de ojos tu jardín vuelve a lucir como una postal. ;)

7 motivos por los que tus plantas no florecen y qué puedes hacer

Antes de nada, ten en cuenta lo siguiente:

Para tus plantas, desarrollar sus flores es un “lujo”.

Y decimos lujo en el sentido de que es una labor que les consume muchísima energía, por lo que necesitan estar fuertes.

Si sus necesidades vitales básicas no están cubiertas, ni se planteará derrochar su energía y sus nutrientes en tratar de reproducirse (que es para lo que desarrollan las flores a fin de cuentas).

Si lo piensas es bastante lógico, ¿no?

Lo bueno es que esto ya nos da algunas pistas de las razones por las que una planta no echa flores y cómo podemos solucionarlo.

Vamos a ver las más comunes.

Luz.

1. Le falta luz

Un problema muy común, que afecta sobre todo a las plantas de interior.

Como sabes, una planta se alimenta de la exposición al sol. Esto es lo que les permite realizar la fotosíntesis y “crear su propia comida”.

Si tus plantas no reciben suficiente luz, no tendrán fuerzas para florecer.

Y por supuesto ese es el menor de los problemas. A la larga, la falta de exposición solar puede hacer que el ejemplar acabe marchitándose.

Si notas que:

  • Los tallos crecen más de lo normal o de manera desigual.
  • La planta se inclina hacia la ventana más próxima.

Estos son algunos síntomas comunes de que te está pidiendo desesperadamente más sol, incluso aunque de momento no veas hojas marchitas.

Infórmate bien sobre las necesidades de sol de cada planta y asegúrate de dárselas.

Nutrientes

2. Necesita más nutrientes

Otro problema muy habitual.

En concreto, lo que más suele provocar este problema es la falta de fósforo y potasio, los dos minerales que una planta más requiere para echar flores.

Si el abono que usas tiene mucho nitrógeno, esto puede hacer que la planta desarrolle más brotes pero que estos no lleguen a florecer.

Para evitarlo puedes usar un abono especial para floración, que contiene una cantidad más alta de estos minerales.

Suelo

3. El pH del suelo no es el adecuado

¿Alguna vez has ido al médico y te ha dicho que tenías un déficit de absorción de alguna vitamina?

Por ejemplo, que te faltaba calcio, pero no porque no tomases suficiente leche sino porque tu cuerpo no lo estaba asimilando bien.

Pues a las plantas les ocurre algo muy parecido.

A veces el problema no es que les falten nutrientes, sino que son incapaces de absorberlos. Y aquí el culpable es el pH del suelo.

Para la mayoría de las plantas el rango ideal está entre 6,5 y 7 (lo que se denomina pH neutro). Un suelo muy ácido (por debajo de pH 6,5) o muy alcalino (de 7 para arriba) hará que la planta sea incapaz de asimilar el abono que le apliques.

La única excepción son las plantas acidófilas, que sí prefieren un suelo ácido, y ciertas especies que prefieren los suelos alcalinos.

Regar

4. Te está pidiendo más agua

A veces la falta de flor puede ser otra señal de que a tu planta le falta agua.

Y al igual que pasaba con la luz, un riego insuficiente puede derivar en problemas graves e incluso llegar a matar a la planta.

Pero ojo, cuidado con pasarte.

El exceso de riego es incluso más peligroso, porque puede acabar pudriendo las raíces y dando lugar a la aparición de hongos como el oídio.

Cada especie tiene unas necesidades hídricas distintas, y es importante que te informes al respecto.

podar

5. Poda incorrecta

Aquí el problema puede venir por dos lados.

El primero es que realices una poda demasiado tardía, muy cerca del invierno. En este caso, puede provocar que tu planta no tenga tiempo de recuperarse de cara a la primavera. 

Pero por supuesto, no podarla en absoluto tampoco es la solución.

Como mínimo deberías eliminar las ramas muertas (que le siguen robando energía a la planta pero no florecerán) y las flores marchitas.

Si tienes dudas sobre cómo o cuándo podar una determinada especie es importante que consultes a un profesional.

plagas

6. Sufre alguna plaga o enfermedad

Por supuesto, si tu planta está siendo atacada por algún tipo de plaga u hongos es muy difícil que llegue a desarrollar flores.

En este caso, la solución variará según si se trata de:

  • Plagas: pulgones, cochinillas, moscas blancas, araña roja, caracoles… en la mayoría de los casos es suficiente con aplicar un insecticida universal.
  • Hongos: si los culpables son algunos sospechosos habituales como el oídio, lo mejor es actuar cuanto antes con un fungicida.

Estos invitados poco deseables no solo harán que tu planta no florezca, sino que pueden poner en serio riesgo su vida.

planta pequeña

7. Es demasiado joven (o demasiado mayor)

Algunas especies tardan varios años en crecer, como ocurre por ejemplo con la glicinia.

Si es el caso, es posible que a tu planta aún le quede un tiempo para alcanzar la madurez.

El caso contrario se da en ejemplares con muchos años que ya han entrado en la etapa final de su vida y no tienen fuerzas para volver a florecer.

¿Listo para conseguir que tus plantas vuelvan a florecer?

Ya conoces algunos de los motivos más comunes por los que las plantas de tu jardín no echan flores.

Y recuerda que, en algunos casos, ese no es el mayor problema.

Si a tus plantas les faltan luz, abono, riego o si están siendo atacadas por alguna plaga o enfermedad, esto podría poner en riesgo su vida.

En el caso de que tengas alguna duda, puedes ponerte en contacto con nosotros y explicarnos qué le ocurre a tu planta.

Estaremos encantados de ayudarte.