No te pierdas

logo
Cuál es el peligro de las malas hierbas en el césped, los tipos más comunes y cómo combatirlas

Un día te levantas, sales al jardín y… ahí está.

Un diente de león al que le ha dado por germinar en mitad del césped.

Y mientras que para cualquier otra persona sería algo bonito (¿quién no ha soplado nunca una de estas flores?), tú sabes que la presencia de ese diente de león no es una buena señal.

Porque significa que tu césped tiene malas hierbas.

Un problema que va mucho más allá de lo estético. Y es que un exceso de malas hierbas puede llegar a ser perjudicial para la planta.

Por eso es tan importante mantenerlas bajo control y, sobre todo, eliminarlas en cuanto aparezcan.

Y eso es lo que te vamos a explicar aquí.

En este artículo te contaremos cuáles son los tipos de malas hierbas más comunes y cómo librarte de ellas si han arraigado en tu jardín.

Pero empecemos por el principio...

Por qué tener malas hierbas en el césped debería preocuparte

Hay muchas especies que pueden considerarse malas hierbas (luego veremos algunas de las más comunes).

Pero todas ellas comparten algunos puntos en común.

Por lo general son especies que:

  • Se reproducen con mucha rapidez.
  • Pueden sobrevivir en ambientes poco favorables (suelos pobres, con falta de agua…).
  • Le roban nutrientes al césped, así que pueden llegar a debilitarlo y favorecer así la aparición de plagas y enfermedades.
  • En algunos casos, su presencia nos indica que el césped tiene carencia de algún nutriente (por ejemplo, determinadas especies de trébol surgen en terrenos faltos en nitrógeno).

Además, aunque es menos importante, está también el factor estético.

Y es que quizá tener algunos dientes de león o unos tréboles creciendo en el jardín no quede tan mal. Pero cuando se trata de un matojo de gramíneas que surge en mitad de la pradera… la cosa cambia.

Por todo ello es fundamental erradicarlas lo antes posible.

Qué tipos de malas hierbas puede desarrollar el césped

Para combatirlas, primero debes tener claro cómo identificar estas malas hierbas.

Como te decíamos hay muchas especies que se pueden incluir en esta categoría, pero a grandes rasgos las podemos dividir en dos tipos:

1. Gramíneas

Dentro de este grupo encontramos diversas hierbas de hoja estrecha, incluyendo especies como:

  • Poa Annua.
  • Echinochloa crus-galli.
  • Digitaria Sanguinalis.
  • Eleusine indica. 

Tienden a crecer en forma de matojos en mitad del césped. Sin embargo, dado que visualmente son muy similares a las propias hojas del césped, en algunos casos es difícil distinguirlas a simple vista hasta que han crecido bastante.

2. Hierbas de hoja ancha

En este grupo incluimos:

  • Rumex crispus
  • Taraxacum officinale (el famoso Diente de león, y una de las plantas más extendidas y que se reproduce más rápidamente). 
  • Portuleacea oleacea (la verlodaga).
  • Polygonum lapathifolium (persicaria). 
  • Potentilla reptans
  • Convolvus arvencis

Estas especies suelen ser más fáciles de distinguir a simple vista.

Cómo eliminar (y prevenir) las malas hierbas del jardín

Ya hemos visto cuáles son las especies invasoras más comunes.

Pero ¿qué puedes hacer si ya han hecho acto de presencia en tu jardín?

En ese caso vamos a ver los 3 métodos más comunes para eliminarlas (y para prevenir que vuelvan a aparecer).

1. Eliminación manual

La solución más simple cuando solo tienes unas pocas malas hierbas: ponerte los guantes y eliminarlas una a una.

Eso sí, es muy importante que las arranques de raíz.

De lo contrario, la planta volverá a germinar en el futuro y se seguirá extendiendo por el césped.

2. Eliminación mecánica

En algunos casos, cuando las especies invasoras se han extendido demasiado, lo ideal es utilizar una herramienta específica para malas hierbas. 

Estas herramientas penetran en el suelo y extraen la planta de raíz.

Pero si aun con esto es suficiente (porque las malas hierbas se han extendido demasiado y/o porque el terreno a cubrir es muy grande) todavía nos queda una tercera opción.

3. Eliminación con fitosanitarios

En concreto, los que necesitamos en este caso son los llamados “herbicidas”

Los podemos dividir en dos tipos:

  • Herbicidas preemergentes: un tipo de tratamiento preventivo que sirve para evitar que las malas hierbas puedan reproducirse en el césped.
  • Herbicida postemergentes: los que utilizamos para eliminarlas una vez han germinado.

Existen algunos herbicidas de amplio espectro que permiten eliminar tanto las gramíneas como las plantas de hoja ancha, y que se suele aplicar como tratamiento preventivo durante la siembra.

En el caso de los herbicidas postemergentes, es preferible utilizar uno selectivo que ataque con más eficacia a la variedad exacta de planta invasora.

Los herbicidas están diseñados para eliminar las malas hierbas de manera selectiva, por lo que no afectarán a la salud de tu césped.

La mejor manera de evitar los problemas con malas hierbas en el césped: un adecuado mantenimiento

Como siempre en todo lo que concierne a nuestro jardín, es preferible evitar el problema antes que solucionarlo.

Y en lo que respecta al césped, la mejor prevención es el mantenimiento.

Esto es porque, normalmente, los céspedes donde más germinan las malas hierbas son aquellos que no han recibido un cuidado constante, o que carecen de algún nutriente esencial.

De ahí que sea importante:

  • Segarlo regularmente (y asegurarnos de que las cuchillas estén limpias antes de volver a segar).
  • Aportar el abono necesario.
  • Escarificar y airear en otoño (y a ser posible también en primavera).
  • Resembrar y recebar el suelo.

Y si aun así estás teniendo problemas con las malas hierbas, ya sabes que puedes ponerte en contacto con nosotros para que te orientemos.

En Viveros González somos especialistas en todo lo que se refiere al cuidado de las plantas (y no olvides que el césped es, en realidad, una enorme planta) y en el tratamiento de sus plagas y enfermedades.

Si tienes cualquier duda, no tienes más que ponerte en contacto con nosotros haciendo clic aquí.

Estaremos encantados de resolver todas tus dudas.