No te pierdas

logo
Cómo limpiar las macetas antes de volver a usarlas (y por qué es tan importante para mantener a tus plantas sanas)

Cuando tienes que reutilizar una maceta, ¿qué haces?

Seguramente le des un poco de agua para quitarle los restos de tierra (o el polvo, si llevaba mucho tiempo guardada).

¿Es así?

Pues cuidado: antes de trasplantar una planta a una maceta usada, tienes que limpiarla muy a fondo. No basta solo con enjuagarla.

De lo contrario, podrías poner en riesgo la salud de tus plantas.

Por eso en este artículo vamos a explicarte cómo limpiar tus macetas de barro o de plástico y dejarlas como nuevas.

Vamos allá.

Por qué es tan importante limpiar tus macetas cuando las reutilizas

Decíamos que una maceta usada puede suponer un riesgo para tus plantas si no la limpias bien.

Y es que en las macetas se pueden acumular pequeños insectos, bacterias e incluso hongos que, si no se eliminan, acabarán colonizando la siguiente planta que siembres en ella.

De ahí la importancia de lavarlas adecuadamente. 

Pero si la planta que tenía antes en ella no estaba enferma, ¿me tengo que preocupar?”.

La verdad es que sí. Porque podría ser que en la maceta se hayan quedado microorganismos que no afectasen a la especie que tenías en ella antes, pero si a la nueva planta que siembres.

Pero no te preocupes que eso no te va a pasar a ti si sigues los consejos que vamos a darte ahora.

limpiar-macetas-barro

Cómo limpiar y desinfectar las macetas de barro y plástico

Además de los restos de tierra y los microorganismos que puedan quedarse en su superficie, las macetas más antiguas suelen acabar recubiertas de cal.

Muchos clientes nos preguntan si esto es peligroso para sus plantas. Y la respuesta es que no.

Sin embargo, la realidad es que esta cal incrustada es poco estética.

Por eso, a continuación te vamos a explicar:

  • Cómo eliminar la cal de tus macetas usadas.
  • Cómo desinfectarlas antes de volver a llenarlas de tierra.

El proceso es muy similar tanto si tienes macetas de barro como de plástico, aunque hay ligeras diferencias.

Lo desarrollamos.

limpiar-macetas-plastico

1. Cepilla las superficies de la maceta para eliminar la suciedad

Lo más habitual es que tu maceta tenga todavía restos de tierra y suciedad. Por eso, lo primero que tenemos que hacer es eliminar los restos más grandes.

Para eso, prepara un barreño con agua caliente o tibia y sumerge la maceta en ella.

El agua ablandará los restos, y podrás retirarlos con facilidad con un cepillo de cerdas duras. Además, así también podrás eliminar algunos depósitos de cal poco incrustados.

Si tu maceta es de barro, procura no frotar con demasiada fuerza para no desconchar el esmalte.

No te preocupes si después de este proceso siguen quedando depósitos de cal, porque esos los eliminaremos ahora.

macetas-viveros

2. Sumerge la maceta en agua con vinagre

Si en tu zona el agua del grifo es muy dura (tiene mucha cal), lo normal es que tu maceta esté recubierta de restos blancos muy incrustados.

Si es tu caso, ¡no intentes eliminarlos frotando!

No solo te costará mucho, sino que en el caso de las macetas de barro podrías acabar dañando la pintura.

En lugar de eso, prepara un nuevo barreño de agua, pero esta vez mezcla 1 parte de vinagre por cada 3 de agua. Llena el barreño hasta que cubra por completo la maceta y sumérgela entre 20 y 30 minutos.

Es muy probable que al hacerlo oigas un siseo: eso es señal de que el vinagre está haciendo su efecto y disolviendo la cal.

Al cabo de ese tiempo, saca la maceta, enjuágala con agua y vuelve a frotarla con el cepillo. Verás como queda impoluta y la pintura intacta.

macetas-barro-grande

3. Desinfecta la maceta con lejía

Ya sabrás que el vinagre es un buen desinfectante. Pero aun así, hay ciertos microorganismos que sobreviven a la mezcla.

Por eso es fundamental que no te saltes este paso.

Ahora la mezcla que usaremos será de 1 parte de lejía por cada 9 de agua. De nuevo sumerge la maceta por completo, y esta vez bastará con que la dejes unos 10 minutos.

Al cabo de ese tiempo, sácala y enjuágala bien para eliminar cualquier resto de lejía.

De esta forma tendrás la seguridad de que la maceta está completamente desinfectada y de que ninguna enfermedad ni hongo se traspasará a la planta que siembres en ella.

macetas-juntas-viveros

4. Déjala secar al sol

El último paso es poner tus plantas al sol hasta que se sequen por completo. De esta forma también se evaporarán los restos de vinagre y de lejía que se hayan podido quedar en ella (sobre todo en las de barro, que son más porosas).

Una vez estén completamente secas, tus macetas estarán listas para volver a ser usadas.

maceta-con-planta-vivero

Ya sabes cómo desinfectar tus macetas de plástico y de barro

El proceso completo te llevará muy poco tiempo. Y lo más importante: te evitará más de un disgusto.

Ponlo en práctica la próxima vez que vayas a reutilizar tus macetas y asegúrate de que tus plantas se mantengan siempre sanas.

Y si tienes cualquier duda sobre cómo cuidar tus plantas, ya sabes que puedes ponerte en contacto con nosotros.

Estamos aquí para ayudarte a disfrutar de tus plantas.