Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (Política de cookies a página de cookies).

No te pierdas

logo
PLANTAS TROPICALES. TODO LO QUE DEBES SABER

Plantas tropicales: Todo lo que debes saber


Coloridas, grandes y vistosas: las plantas tropicales son idóneas para quienes buscan darle un toque exótico a su jardín. Estas especies se han vuelto cada vez más populares en zonas de clima cálido y mediterráneo por su carácter ornamental y sus sencillos cuidados.


En este artículo te contamos todo lo que tienes que saber sobre las plantas tropicales.


¿Qué son las plantas tropicales?

las plantas tropicales son una amplia variedad de especies, provenientes de los trópicos de Capricornio y Cáncer. Son famosas por sus hojas de gran tamaño y coloridas flores.


La mayoría de los bosques tropicales se encuentran en Sudamérica y Centroamérica, así como en la zona sur de África y Asia, dentro de los cuales el más emblemático es el Amazonas. En estos bosques se encuentran unos de los ecosistemas más complejos y ricos del mundo, lo que hace que tengamos a nuestra disposición una enorme variedad de plantas tropicales con las que decorar nuestro hogar.

Según la especie, podemos encontrar plantas de interior o de exterior, por lo que se adaptarán perfectamente sean cuales sean las condiciones de nuestra casa. Su presencia aportará un toque muy exótico y colorido.

Características de las plantas tropicales

Las plantas tropicales destacan por su gran tamaño y su exuberancia. Los tallos frondosos y las anchas hojas de las que hacen gala convertirán nuestro jardín en una pequeña selva.
Pero lo que más nos gusta de las especies tropicales es, sin duda, el colorido de sus flores. Intensos tonos rojos, azules, naranjas y amarillos que les confieren un gran valor decorativo.

Cuidar una planta tropical no es demasiado complicado. Sin embargo, debemos tener muy presente su origen: zonas cálidas, muy húmedas y con constantes precipitaciones. Esto significa que, si no tomamos las debidas precauciones, nuestras plantas morirán cuando llegue una época de frío.

Para empezar, la temperatura ambiente no debe bajar de los cinco grados en la mayoría de los casos. Las plantas tropicales no soportan las heladas. En zonas con climas mediterráneos esto no será un problema, pero si en el lugar en el que vivimos los inviernos son más duros, es probable que nuestras plantas se marchiten si las mantenemos a la intemperie.

El agua constante es una necesidad vital para estas especies. Regaremos una o dos veces por semana, manteniendo el sustrato húmedo pero sin llegar a encharcar, para evitar que las raíces se pudran. Las hojas deben estar siempre humedecidas.

En cuanto a luz, procuraremos que reciban siempre mucho sol, de forma directa o indirecta en función de la especie.
¿Qué plantas tropicales escojo?
Antes de llenar nuestro jardín con estas vistosas plantas debemos tener claro lo siguiente: No existe ninguna especie tropical que resista el frío. La mayoría sufren graves daños, e incluso mueren, cuando la temperatura baja de los cinco grados.

No obstante, hay determinadas especies dentro que podemos mantener fuera durante el invierno si las vamos aclimatando poco a poco.

Estas son algunas de las muchas plantas tropicales de jardín.

Aralia japónica
Esta especie procedente de las zonas tropicales de Asia suele verse como planta de interior, aunque en realidad se trata de un arbusto que resistirá bien en el jardín. Cultivada en exterior puede alcanzar de dos a cuatro metros, con una velocidad de crecimiento muy rápida.

La Aralia está acostumbrada a las zonas sombrías, por lo que un exceso de sol provocará daños en sus hojas. Germina mejor en un terreno que se mantenga siempre húmedo.

Su resistencia al frío es superior a las de otras de su categoría, pudiendo soportar hasta los 0 ºC durante periodos puntuales. No obstante, si queremos asegurarnos de que sobreviva, podemos proteger las raíces con un acolchado durante el invierno.

Strelitzia reginae
Comúnmente conocida como "Ave del Paraíso", esta especie destaca por sus vistosas flores. Cada tallo floral tiente entre cinco y ocho flores anaranjadas con sépalos de un tono azul intenso. Esta planta necesita sol intenso para desarrollarse.
Crece hasta alcanzar el metro o metro y medio de altura. En jardines subtropicales y mediterráneos, donde la temperatura media no baje de los 10ºC, florecerá durante todo el año. No obstante, puede resistir hasta los 5ºC sin marchitarse.


En exteriores, el Ave del Paraíso es muy apreciada por su carácter ornamental.

Clivia miniata
La Clivia miniata suele verse en macetas como planta de interior. Sin embargo, dada su capacidad para soportar temperaturas por debajo de los 0ºC, puede ser utilizada también en jardines con climas benignos.
El intenso colorido de sus flores la hace idónea para plantarla en grupos y arriates, ofreciéndonos una floración con aires tropicales desde inicios de la primavera hasta mitad del verano.
La Clivia es una planta muy resistente, apta para los principiantes de la jardinería. Pierde sus flores con temperaturas negativas, pero las recupera en primavera siempre que no sufran heladas fuertes. Eso sí, no la pongas en sol directo.

Raphis excelsa
La Raphis excelsa es una palmera de pequeño tamaño, apta para interior y para jardines de tamaño limitado. Procedente de Asia y conocida habitualmente como ‘Palmera china’, puede llegar a alcanzar los tres metros de altura, con hojas de hasta 30 centímetros.
Dado que soporta hasta -2ºC de temperatura, es apta para tenerla en el jardín. Únicamente procuraremos que se encuentre en semisombra y que el riego sea abundante, sin llegar a encharcar el sustrato. La tierra debe tener un buen drenaje para que las raíces no se pudran.

Alocasia
Dentro de las Alocasias, contamos con ciertas especies que son aptas para vivir en exterior.
Esta familia es conocida por sus enormes hojas, que le dan el sobrenombre de ‘Oreja de elefante’. Proviene de la zona sur de Asia, donde vive en ambientes húmedos y cálidos. El riego, como es habitual, será frecuente, y en caso de que se vea expuesta a altas temperaturas podemos proteger las hojas pulverizándolas con agua. En el jardín, debe plantarse en sombra o semisombra.
La Alocasia pierde sus hojas en el invierno, con la llegada de las bajas temperaturas, pero le volverán a salir en primavera.
Plantas tropicales de interior

Schefflera actynophylla
Nativa de Taiwán, esta planta presenta poca resistencia al frío, por lo que en climas con inviernos fríos deberemos mantenerla dentro de casa. Su temperatura ideal se sitúa entre los 15 y los 25ºC, manteniendo el sustrato siempre húmedo.
Aunque su floración no es demasiado vistosa, presenta unos frutos de tonos amarillos y rojos intensos que sí tienen carácter ornamental.


Begonia
La Begonia es una especie muy habitual en interiores, donde debe colocarse en zonas con muchas horas de luz indirecta. Su resistencia al frío es muy pobre, por lo que deberemos cuidar siempre que la temperatura no descienda por debajo de los 10ºC como mucho.
El riego debe ser constante para evitar que la tierra se seque. No obstante, dada su debilidad ante los hongos, es recomendable evitar la humedad en los pétalos.

Caryota mitis
Denominada “Cola de pez” por la característica forma de sus hojas, esta planta suele utilizarse en interiores cuando se cultiva en zonas con inviernos fríos. En maceta suele alcanzar los dos metros de altura, mientras que en exterior puede alcanzar más de diez. No soporta las heladas ni los vientos fuertes.
Es poco habitual verla florecer en interior. Sin embargo, la curiosa forma de sus hojas tiene por sí mismas un componente ornamental.


Asplenium nidus
Este helecho, conocido como ‘Nido de ave’, es un acompañante habitual en muchos hogares. Se trata de una planta que no requiere un cuidado demasiado complejo, por lo que es idónea para jardineros con poca experiencia.
La Nido de ave necesita espacios con mucha luminosidad. Evitaremos el sol directo, que podría quemar la planta. Al igual que en su hábitat natural, las hojas deben mantenerse constantemente húmedas, para lo que podemos ayudarnos de un pulverizador.
Las temperaturas por debajo de los 10ºC pueden hacer que el helecho se marchite.

Philodendro
Esta especie amazónica es muy apreciada como planta de interior por su rusticidad. Sus grandes hojas le darán un toque exótico a cualquier rincón de la casa.
Lo bueno del Filodendro es que no tiene una demanda de luz demasiado alta. Bastará con ponerla en un espacio donde reciba luz indirecta durante unas horas al día.
Es especialmente sensible al frío. Una temperatura por debajo de los 10 o 12ºC puede resultar perjudicial.


Si tenéis dudas sobre qué plantas irán mejor con vuestro jardín, en Viveros González estaremos encantados de orientaros.

info@viverosgonzalez.com

Te pasaos las ideas que más nos gustan de"pinterest" Jardines tropicales con encanto

Que las disfrutes!!!!