No te pierdas

logo
LAS PLAGAS DE VERANO MÁS COMUNES Y CÓMO ELIMINARLAS

La llegada del verano puede suponer un auténtico reto para nuestro jardín. El calor y la falta de agua secan nuestras plantas y amarillean el césped. Pero además, con las altas temperaturas proliferan las plagas de insectos y hongos. Si no tenemos cuidado, pueden acabar arruinando todo el esfuerzo que hemos invertido en nuestro jardín durante el resto del año.

En este artículo te contamos cuáles son las plagas más comunes que afectan al jardín y a la césped, y cómo puedes combatirlas.

7 plagas de verano en el jardín y el césped

Pulgones

Estas molestas criaturas son unas de las primeras que se dejan ver cuando suben las temperaturas. Aunque de pequeño tamaño (unos 3 mm), aparecen en grandes colonias, por lo que su voracidad puede acabar fácilmente con nuestras plantas.

Los pulgones se alimentan de la savia que obtienen por el tallo y las hojas, haciendo que las plantas se debiliten. Pero además, la sustancia dulzona que segregan (melaza) es un caldo de cultivo para hongos y enfermedades.

Cómo eliminar los pulgones: La aplicación de un insecticida te permitirá acabar con esta plaga. Si utilizas uno de amplio espectro eliminarás también otros insectos y hongos que hayan proliferado atraídos por la melaza de los pulgones.

En caso de que prefieras los remedios naturales, puedes colocar un par de mariquitas, los depredadores naturales de los pulgones, en las plantas afectadas.

Hormigas

Salvo cuando entran en casa e invaden nuestra despensa, las hormigas no parecen ser una verdadera molestia. Sin embargo, la mayoría de los profesionales procura eliminarlas en cuanto las aparecer en el jardín. Y con razón.

La presencia de un hormiguero bajo nuestro jardín puede provocar que algunas zonas del césped se amarilleen. Las redes de túneles que conforman sus nidos interfieren con las raíces y dificultan la absorción de nutrientes.

Pero lo más importante es que las hormigas y los pulgones tienen una relación simbiótica: la melaza que segregan los pulgones sirve de alimento para las hormigas, y estas a su vez los protegen a su vez de depredadores naturales como las mariquitas. La presencia de una de estas dos plagas suele traer consigo la aparición de la otra.

Cómo eliminar las hormigas: Existen muchos remedios caseros, como verter agua hirviendo directamente sobre la boca del hormiguero. Sin embargo, estos métodos no nos aseguran la completa eliminación de la colonia, por lo que es posible que reaparezcan en poco tiempo. En su lugar, es posible utilizar un cebo para hormigas, que garantiza la eliminación de todo el nido: el cebo atrae a las hormigas, que se lo comen y vuelven con él al hormiguero. Una vez en su interior, la hormiga muere, y el veneno que contiene el cebo se libera por todo el nido, eliminando al resto de la colonia.

Cochinillas

Aunque no tan voraz como el pulgón, la cochinilla también supone un riesgo para las plantas de nuestro jardín. Se alimentan de las hojas de macetas y césped por igual, dejándoles agujeros y provocando que se debiliten y mueran.

Cómo eliminar la cochinilla: Para ocuparnos de esta plaga, tenemos a nuestra disposición diversos insecticidas específicos para cochinillas. Funcionan por ingestión, y sus efectos sin visibles en las primeras 24 horas. Aunque está especialmente dirigidos a las cochinillas, son útiles también para combatir otros insectos como los pulgones. Su aplicación no daña las hojas ni las flores.

Hongos

Enemigo natural del césped y de prácticamente cualquier planta de nuestro jardín. La aparición de manchas redondeadas en las hojas de nuestras plantas será una señal de que están siendo atacadas por algún tipo de hongo.

En verano, el Oídio es uno de los hongos que más afectan a las plantas, especialmente a las curcubitáceas (calabacines, pepinos, melones, sandías), por lo que deberemos tener especial precaución si tenemos un huerto en el jardín. No obstante, las plantas florales también pueden verse afectadas por el Oídio. Se manifiesta en forma de pequeñas manchas blanquecinas que aparecen sobre la hoja.

El césped es muy propenso a la aparición de hongos. Según la especie que hayamos plantado, podrá verse afectada por el Fusarium (Fusarium ssp.), el Phytium (Pythium sp.), el Roya de Césped (Puccinia sp.) o el Mancha de dólar (Sclerotonia homeocarpa). Pueden afectar tanto a la raíz como al tallo y la hoja. El síntoma más común es la aparición de manchas amarillentas incluso cuando el nivel de riego es suficiente.

Los hongos proliferan con la humedad, por lo que para prevenir su aparición debemos evitar el encharcamiento al regar.

Cómo eliminar los hongos: Aunque existen multitud de especies de hongos, la mayoría son sensibles a la aplicación de fungicidas. En el caso del césped, contamos con un fungicida específico para praderas.

Caracoles y babosas

Los caracoles y babosas proliferan en las épocas cálidas. Se alimentan de las hojas de las plantas y de sus flores, por lo que su presencia puede arruinar rápidamente todo el esfuerzo que hemos dedicado en crear un jardín vistoso y colorido. Su efecto es muy similar al que provocan las plagas de insectos.

Cómo eliminar caracoles y babosas: Para evitar que estos moluscos ataquen nuestras plantas, podemos rodearlas con una barrera de serrín o arena. Sin embargo, una vez que se han convertido en una plaga, lo mejor es aplicar productos específicos para su eliminación.

Moscas blancas

La mosca blanca se reproduce poniendo sus huevos en el envés de las hojas. Al eclosionar y desarrollarse las larvas, tendremos una miríada de pequeños insectos adheridos a nuestras plantas, alimentándose de su savia y debilitándola.

Pero el principal peligro de la mosca blanca, igual que ocurre con el pulgón, es la melaza que segregan. Esta sustancia dulzona atrae a las hormigas, y además es un caldo de cultivo para hongos y bacterias.

La mosca blanca se ve atraída por la humedad, por lo que a menudo su presencia es una señal de que estamos abusando del riego o del abonado.

Cómo eliminar la mosca blanca: Con un insecticida común acabaremos fácilmente con esta plaga.

Gusanos y orugas

Entre la primavera y el verano eclosionan los huevos de numerosos tipos de insectos. Sus larvas pueden resultar perjudiciales para nuestro jardín. Así ocurre, por ejemplo, con la Rosquilla negra, un tipo de gusano que se alimenta de los tallos y hojas del césped.

No debemos confundir el efecto de los gusanos con el de las lombrices, cuya presencia sí es beneficios para el césped: airean la tierra con sus túneles, y sus detritos sirven como abono. No obstante, un exceso de lombrices atraerá a aves y topos que sí dañarán nuestro jardín.

Cómo eliminar los gusanos: Al igual que sucede con la mosca blanca, cualquier insecticida apto para plantas será suficiente para eliminar esta plaga. Podemos escoger uno u otro en función de si han afectado a las plantas o al césped.

Si tienes problema con cualquier plaga en tu jardín, en Viveros González podemos ayudarte a eliminarla.