logo
20 PLANTAS DE BAJO MANTENIMIENTO PARA TU SEGUNDA RESIDENCIA

Llegar a tu segunda residencia, en el pueblo o en la playa, y encontrarte un jardín lleno de plantas esperándote. Suena bien, ¿verdad?

Para sentirte como en casa durante tus vacaciones y desconectar, nada como un pequeño espacio verde en el que montar la tumbona. Pero seguro que te frena lo que a la mayoría: cuando te vayas, no tienes a nadie que cuide de tus plantas. Y dejarlas sin mantenimiento hasta tus próximas vacaciones no es una opción.

Pero tener una casa de vacaciones llena de plantas es posible: lo único que necesitas son especies de bajo mantenimiento. Es decir, que no requieran casi cuidados.

¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

Tipos de planta de bajo mantenimiento

Suculentas

Ya te hemos hablado en otra ocasión de este tipo de plantas en nuestro blog, donde te indicábamos especies concretas. Y es que las suculentas se diferencian por su resistencia a la falta de agua, al calor y a casi cualquier entorno.

Si vas a estar mucho tiempo fuera de casa, las suculentas son una buena opción.

Arbustos

La ventaja de los arbustos es que soportan prácticamente cualquier condición: frío, calor, sequía. Según donde vayas de vacaciones, encontrarás arbustos mejor adaptados a las altas temperaturas o a las heladas. Algunos muy conocidos por su rusticidad son:

Romerino (Westringia fruticosa): Este arbusto de hoja perenne se utiliza a menudo en macizos o setos. Soporta heladas hasta -5º C.

Azahar de la China o pitosporo (Pittosporum tobira): Procedente de Asia, puede alcanzar los 4 metros de altura. Tiene que colocarse en una zona donde reciba mucho sol.

Eleagno (Eleagnus ebbingei): Un arbusto muy resistente a las plagas y a la sequía una vez que ha madurado. Resiste las heladas poco intensas y puede vivir tanto en sol como en semisombra.

Árboles

Los árboles tardan más tiempo que otras variedades de plantas en desarrollarse por completo, pero también son algunos de los que requieren menos cuidados. Entre las mejores opciones para tu segunda residencia tenemos:

Falsa pimienta (schinus molle): Para los amantes de los árboles llorones o con ramas colgantes, este ejemplar es una buena opción. Proveniente de Sudamérica, se adapta mejor a climas con inviernos suaves.

Árbol del cepillo (Callistemon citrinus): Llamado así por la peculiar forma de su inflorescencia, este árbol de porte bajo puede utilizarse como planta decorativa en exterior, siempre que lo protejamos del viento y del frío.

Adelfa (Nerium oleander): Aunque también se cultiva como arbusto, la adelfa puede llegar a alcanzar los seis metros de altura. Destaca por su crecimiento rápido y denso, y por el intenso color rosa de sus flores. Pero también por su elevada toxicidad, por lo que si tienes animales en casa te recomendamos que optes por alguna de las otras variedades que te proponemos.

Tuya oriental (Thuja orientalis): Esta conífera de porte medio (hasta 12 metros de altura normalmente) es apta para los climas del norte, con inviernos más duros. No es exigente con la exposición a la luz.

Juníperos (Juniperus): Los juníperos, entre los que hay algunas clases de enebros o sabinas, son otro tipo de coníferas muy extendidas. Al igual que la tuya oriental, es resistente a las heladas y a la sequía. Una curiosidad de esta planta es que suele cultivarse también como bonsái.

Vivaces

Romero (rosmarinus officialis): Esta planta procedente del mediterráneo es muy conocida por su rusticidad. Necesita exposición directa al sol y poca agua, pero ante temperaturas inferiores a -1ºC puede sufrir daños.

Lavanda: Al igual que el romero, la lavanda es un arbusto que soporta la sequía y crece hasta en terreno rocosos y a pleno sol, pero es necesario resguardarla del frío.

Santolina (Santolina chamaecyparissus): Este arbusto de coloridas flores amarillas soporta bien tanto el frío como la sequía. Es una planta que prácticamente no requiere cuidados para su cultivo.

Florales

Si buscas plantas florales que duren de un año para otro, estas son algunas opciones:

Gaura (Gaura Lindheimeri): Esta planta de abundante floración es muy utilizada en macizos. Apenas requiere cuidados y es muy resistente a las plagas.

Margarita amarilla (Euryops pectinatus): Este arbusto mediterráneo destaca por su floración amarilla, que se extiende desde la primavera hasta casi el invierno. Necesita mucho sol y soporta bien la sequía.

Rastreras

Gazania: Este género de plantas rastreras apenas necesita cuidados para su mantenimiento, y su vistosa floración nos acompañará durante todo el año. Puede vivir en zonas con inviernos fríos.

Lampranthus: Procedente de las zonas áridas de África, esta especie soporta bien la sequía y la luz, y nos ofrece una floración de vivos colores. Soporta ligeras heladas por periodos de tiempo cortos.

Lobularia marítima (alyssum maritium): Las lobularias son muy utilizadas en rocallas y macizos florales. Es una planta de climas cálidos.

Trepadoras

Bignonia: Planta estrella entre las trepadoras, la bignonia es una especie que apenas requiere cuidados. Únicamente pódala una vez al año para controlar su crecimiento y procura que reciba suficiente sol.

Jazmín (jasminum officinale): Como enredadera, el jazmín nos deleitará con su delicada floración y su perfume característico. Idea para tener en una casa de verano, época en la que despliega todo su aroma.

Madreselva (lonicera caprifolium): La madreselva se caracteriza por su rápido crecimiento y su vistosa floración. Soporta bien las heladas, pero debe estar a semisombra.

Césped

Para los amantes de los jardines con césped natural, existen diversas variedades muy resistentes y de bajo mantenimiento, ideales para segundas residencias. Entre ellas, destaca la grama catalana, popular en todo el mundo.

La grama catalana crece en horizontal, por lo que es poco exigente con la frecuencia de corte. Tolera la salinidad en el suelo, las altas temperaturas y la falta de riego puntual.

¿Y en invierno? Cuando la temperatura baja de los cinco grados, la grama catalana entrará en un estado de inactividad (latencia), pero con los calores de la primavera despertará rápidamente.

Consejos para cuidar tus plantas con poco mantenimiento

Incluso si optas por plantas que requieran pocos cuidados, como las que proponemos, la realidad es que no existe un jardín de cero mantenimiento. Sin embargo, con estos consejos podrás mantenerlo en perfectas condiciones mientras estás en tu residencia habitual.

Riegos espaciados y profundos

Esto se puede aplicar a todas las especies que te hemos propuesto en este artículo. Una vez sus raíces estén asentadas, haz riegos profundos y más espaciados. Esto hará que las raíces crezcan más fuertes y penetren más en el suelo, volviendo las plantas más resistentes a la sequía.

Coloca tus plantas en grupos

Algunas plantas, como las florales, pueden colocarse en grupos. Como te comentábamos en un artículo anterior, al hacerlo así la transpiración creará un microclima húmedo entre ella, haciendo que se beneficien mutuamente.

Instala un sistema de riego automático

Si solo pasas por tu segunda residencia una o dos veces al año, esto es casi una obligación. Con un sistema de riego con programador te aseguras de que tus plantas sigan recibiendo el agua que necesitan.

Los sistemas de riego automático están diseñados para utilizar solo el agua necesaria, lo que supone un ahorro con respecto a los métodos tradicionales. Si le añades un sensor de lluvia o de humedad, que detenga el riego en caso de precipitaciones, la diferencia será aún mayor.

Los programadores más modernos incorporan ya la posibilidad de controlarlos desde el móvil. Así, por ejemplo, puedes cambiar los programas de riego según la época del año, o detener el riego si hay aviso de lluvias.

Utiliza abonos de liberación lenta

Además de durante la primavera, es importante abonar también en otoño, para que nuestras plantas almacenen suficientes nutrientes para pasar el invierno. Sin embargo, lo más probable es que te vuelvas a casa antes de que acabe el verano.

Para estos casos, puedes utilizar un abono de liberación lenta. Se trata de abonos recubiertos con materiales especiales que se disuelven poco a poco, aumentando su tiempo de actuación. Así, las dosis aguantarán durante buena parte del otoño y las plantas tendrán nutrientes suficientes para la época de frío.

Con estos consejos podrás tener tu casa de vacaciones llena de plantas.