No te pierdas

logo
[Nutrientes de las plantas] Los 13 más importantes y cómo saber si a tus plantas les falta o sobra alguno

Seguro que ya sabes lo importante que es abonar tus plantas con regularidad.

Y puede que hasta tengas clara la diferencia entre el nitrógeno, el fósforo y el potasio (los nutrientes principales del abono), y qué pasa cuando te pasas con uno o te quedas corto con otro.

Pero… ¿sabías que para que tus plantas estén sanas, intervienen hasta 13 nutrientes diferentes?

Si uno de ellos te sobra o te falta, eso puede dar lugar a que tus plantas pierdan vigor, e incluso a que enfermen y mueran.

El problema es que no resulta fácil entender:

  • Cuáles son esos nutrientes y cuál es la importancia de cada uno.
  • Cómo saber si tus plantas tienen carencia o exceso de alguno de ellos.
  • La mejor forma de prevenir problemas y que tus plantas estén siempre sanas.

No te preocupes, porque todo eso te lo vamos a explicar aquí.

Y además lo vamos a hacer de la manera más sencilla posible, para que seas capaz de entender lo que necesitan tus plantas aunque no tengas una carrera de Química.

¿Listo?

Pues vamos allá.

Los 13 nutrientes esenciales que necesitan tus plantas para estar sanas (y qué ocurre si hay una carencia o exceso de alguno)

No todos los nutrientes son iguales.

O mejor dicho: aunque todos son importantes y necesarios, hay algunos que la planta necesita en mucha mayor cantidad que el resto.

Así, de mayor a menor tenemos:

  • Macronutrientes principales.
  • Macronutrientes secundarios.
  • Micronutrientes.

Los vemos por separado.

Los 3 macronutrientes principales: nitrógeno, fósforo y potasio

1. Nitrógeno (N)

El nitrógeno es uno de los nutrientes esenciales que utiliza la planta para desarrollarse. 

Es vital para la generación de clorofila (la sustancia que les da el color verde a las hojas y que les permite realizar la fotosíntesis).

Si tenemos... 

  • Exceso de nitrógeno: cuando utilizamos un abono muy alto en nitrógeno, la planta desarrolla muchas más hojas y tallos, que además suelen tener un color muy vivo (están cargadas de clorofila). El problema es que estas hojas son muy débiles y sensibles a plagas. Además, produce menos flores.
  • Carencia de nitrógeno: Cuando tiene poco nitrógeno, las hojas se vuelven más apagadas o desarrollan líneas amarillas. Esto las hace más vulnerables a enfermedades y ataques de plagas.

2. Fósforo (P)

El fósforo es uno de los nutrientes que la planta utiliza para desarrollar flores.

Además, también influye en el crecimiento del sistema radicular, por lo que la carencia de este mineral hará que la planta sea más sensible al frío y a la sequía.

Si tenemos... 

  • Exceso de fósforo: esto puede bloquear la absorción de algunos micronutrientes (incluyendo el hierro o el zinc), con los síntomas que eso conlleva y que luego veremos.
  • Carencia de fósforo: además de producir menos flores de lo normal (o ni siquiera florecer), es habitual que en los bordes de las hojas aparezcan tonos morados.

fertilizante viveros gonzalez

3. Potasio (K)

Junto con el fósforo, el potasio es un macronutriente esencial para que las plantas florezcan e incluso para que desarrollen frutos.

No solo eso, sino que también interviene en varios procesos vitales.

Su carencia puede dejarla más vulnerable frente a plagas, enfermedades y condiciones climáticas extremas.

Si tenemos... 

  • Exceso de potasio: igual que el fósforo, puede bloquear la absorción de varios micronutrientes (lo que debilitará la planta).
  • Carencia de potasio: es muy habitual que los bordes de las hojas se amarilleen.

Macronutrientes secundarios: calcio, magnesio y azufre

4. Calcio (Ca)

El calcio es un nutriente que suele estar en la mayoría de los suelos (salvo en algunos más ácidos). 

Interviene en la formación de los tejidos de la planta y en el desarrollo radicular, por lo que su ausencia puede hacer que se desarrollen ejemplares más débiles.

Si tenemos... 

  • Exceso de calcio: bloquea la absorción de otros nutrientes, como el fósforo, el hierro o el magnesio.
  • Carencia de calcio: en los brotes más jóvenes es habitual ver hojas amarillas y con las puntas secas. También puede afectar al desarrollo de los frutos (que en muchos casos sufren malformaciones).

abono viveros gonzalez

5. Magnesio (Mg)

Al igual que el nitrógeno y el azufre, el magnesio interviene en la producción de clorofila.

Su ausencia puede dar lugar a la aparición de vetas y manchas amarillas, muy similares a las que las que produce la falta de hierro (aunque en menor cantidad).

Si tenemos... 

  • Exceso de magnesio: puede afectar a la absorción de potasio.
  • Carencia de magnesio: aparecen manchas y bordes amarillos en las hojas.

6. Azufre (S)

Este nutriente es esencial para la formación de la clorofila, igual que ocurría con el nitrógeno y el magnesio.

Por eso su ausencia genera síntomas muy parecidos.

Si tenemos... 

  • Exceso de azufre: puede provocar toxicidad (los bordes de las hojas se amarillean y se resecan). Además también puede afectar a la absorción de nitrógeno. Pero este problema es muy poco común.
  • Carencia de azufre: algo más común que el exceso. Igual que pasa con el nitrógeno, la falta de azufre provoca manchas amarillas en las hojas.

tierras viveros gonzalez

Micronutrientes

7. Hierro (Fe)

Seguro que has oído alguna vez el concepto de “clorosis férrica”. Una enfermedad que se caracteriza por que las hojas se vuelven amarillas (salvo por los nervios, que permanecen verdes).

Pues el responsable de que se produzca esta enfermedad es precisamente la falta de hierro en nuestras plantas.

Y es que, aunque al ser un micronutriente no es necesario que esté en mucha cantidad, también interviene en la formación de clorofila.

De ahí que su falta pueda provocar problemas importantes.

Si tenemos... 

  • Exceso de hierro: muy poco habitual. Produce la aparición de manchas marrones en las hojas.
  • Carencia de hierro: su carencia es más habitual en suelos ácidos, y da lugar a la clorosis férrica.

8. Zinc (Zn)

Este micronutriente interviene en el proceso de alimentación de la planta, además de hacerla más resistente a las bajas temperaturas.

Si tenemos... 

  • Exceso de zinc: el exceso de zinc es tóxico para la planta, pero es muy raro que ocurra.
  • Carencia: las plantas crecen más lento (o dejan de hacerlo por completo) y las hojas se amarillean.

arado viveros gonzalez

9. Manganeso (Mn)

El manganeso interviene en varias funciones de la planta, incluyendo la producción de clorofila.

Si tenemos... 

  • Exceso de manganeso: afecta al proceso de fotosíntesis y provoca el debilitamiento de la planta. Es muy poco frecuente, pero puede darse en suelos con bajo nivel de calcio.
  • Carencia de manganeso: se da más en suelos alcalinos. Su falta provoca síntomas similares a la clorosis férrica.

10. Boro (B)

El boro es una parte esencial del crecimiento de las plantas y la producción de semillas.

Si tenemos:

  • Exceso de boro: provoca toxicidad en las plantas, con síntomas similares a los del exceso de zinc o de manganeso.
  • Carencia de boro: hace que la planta se desarrolle con más lentitud e incluso que las hojas nazcan con deformaciones.

vegetales viveros gonzalez

11. Cobre (Cu)

Interviene en diferentes procesos vitales de la planta, incluyendo la fotosíntesis.

Si tenemos... 

  • Exceso de cobre: puede darse en sustratos con pH alto. Provoca toxicidad (afecta sobre todo a las hortalizas).
  • Carencia de cobre: la falta de cobre provoca deformaciones en la planta y síntomas como los de la clorosis férrica.

12. Molibdeno (Mo)

Este mineral se asocia con el nitrógeno, por los que los síntomas de la falta de molibdeno son similares a los de este macronutriente.

Lo bueno es que ni la carencia ni el exceso de molibdeno son problemas comunes, porque el nivel mínimo que necesita una planta es bajísimo.

Si tenemos... 

  • Exceso de molibdeno: produce toxicidad.
  • Carencia de molibdeno: se suele dar en suelos con pH bajo. Las hojas desarrollan líneas y manchas amarillas.

13. Cloro (Cl)

Interviene en varios procesos vitales de la planta. Por suerte ni la falta ni el exceso de este nutriente concreto suele ser un problema común.

  • Exceso de cloro: produce clorosis y puede llegar a derivar en necrosis de las hojas.
  • Carencia de cloro: es muy poco habitual. Se asocia con la aparición de bordes amarillos en las hojas y marchitamiento.

¿Cómo me aseguro de que mis plantas tengan los nutrientes necesarios?

Seguro que ahora estás pensando algo como:

Pero si son un montón de nutrientes, y encima los síntomas de muchos se parecen. ¿De verdad tengo que estar atento a todo esto?”.

Y la realidad es que no necesariamente.

Sí es bueno que conozcas los síntomas y que estés atento para que, si tus plantas empiezan a desarrollarlos, tengas una idea de cómo solucionarlos (por ejemplo, probando a aplicar quelatos de nutrientes específicos, enmiendas con cal para el calcio, etc.).

Pero en muchos casos, lo mejor que puedes hacer es asegurarte de que tus plantas reciben los nutrientes adecuados y de que las condiciones del suelo son las correctas.

Básicamente, la idea es prevenir antes que curar.

Para eso:

  • Usa un abono adecuado: aplica mezclas universales o fertilizantes específicos en función de las necesidades concretas de cada planta. 
  • Controla el pH del suelo: del mismo modo que con el abono, cada planta se desarrolla mejor en suelos más alcalinos o más ácidos (como las plantas acidófilas). Si las siembras en el jardín, asegúrate de controlar el pH para evitar que esto interfiera en la absorción de nutrientes.
  • Mezcla de minerales en el suelo: utiliza sustratos ricos en nutrientes y que cumplan con las necesidades específicas de cada especie.

Si cumples con estas tres normas, lo normal es que tus plantas crezcan sanas.

Y si no…

Si tienes dudas sobre los nutrientes que necesitan tus plantas, podemos echarte una mano

Y es que en Viveros González llevamos muchos años trabajando mano a mano con los amantes de la jardinería y las plantas.

Por eso tenemos una idea bastante clara de las necesidades que puede tener cada especie y de cómo hacer que crezca sana y sin problemas.

Si lo necesitas, puedes ponerte en contacto con nosotros haciendo clic aquí y explicarnos tu caso para que te asesoremos.

Tú céntrate en disfrutar de tu jardín que de macronutrientes y micronutrientes ya nos ocupamos nosotros.