• Crassula Hemisphaerica Thumb. C09 Viveros González Natural Decor Centre Marbella
  • Crassula Hemisphaerica Thumb. C09 Viveros González Natural Decor Centre Marbella
  • Crassula Hemisphaerica Thumb. C09 Viveros González Natural Decor Centre Marbella
  • Crassula Hemisphaerica Thumb. C09 Viveros González Natural Decor Centre Marbella
  • Crassula Hemisphaerica Thumb. C09 Viveros González Natural Decor Centre Marbella
Crassula Hemisphaerica Thumb. C09 Viveros González Natural Decor Centre Marbella

Crassula Hemisphaerica Thumb. C09 colección

0081

La Crassula hemisphaerica es nativa de Sudáfrica, en particular está presente en parte del Gran Karoo, una región semidesértica en la que hay numerosas especies de suculentas

Referencias específicas

Cantidad

La Crassula hemisphaerica es nativa de Sudáfrica, en particular está presente en parte del Gran Karoo, una región semidesértica en la que hay numerosas especies de suculentas, Knersvlakte, una región montañosa cubierta de grava de cuarzo. Crece sobre arenisca o sobre grava de cuarzo.

Se la conoce también por los nombres de Purgosea hemisphaerica, Crassula alooides, Crassula hemisphaerica var. foliosa y Crassula hemisphaerica var. typica

La Crassula hemisphaerica es nativa de Sudáfrica, en particular está presente en parte del Gran Karoo, una región semidesértica en la que hay numerosas especies de suculentas, Knersvlakte, una región montañosa cubierta de grava de cuarzo. Crece sobre arenisca o sobre grava de cuarzo.

Crassula hemisphaerica es una suculenta enana, de un máximo de 10-15 centímetros de altura, con unas pocas rosetas de hojas sésiles (un máximo de 2-3 rosetas pero, más a menudo, sólo una). Su nombre, C. hemisphaerica, se debe a las hojas densamente empaquetadas y curvadas que hacen que la roseta sea hemisférica en sección.

Las hojas son ovaladas o elípticas, de un máximo de 5 centímetros de largo y 3 de ancho, aplanadas, de color verde grisáceo y con muchos hidatotes (pequeños agujeros que parecen diminutas protuberancias), agrupados en la parte superior. Las hojas están superpuestas sobre los tallos y densamente empaquetadas, de modo que el tallo no es visible y la planta acaba pareciendo una bonita roseta aplanada.

Las inflorescencias son tiros en forma de espiga que sobresalen del resto de la planta, con un pedúnculo erecto que lleva flores axilares cremosas o blancas con anteras negras. La floración se produce en otoño, entre septiembre y noviembre.

El cultivo de la Crassula hemisphaerica no es tan difícil. La planta requiere un sustrato que drene bien y un lugar luminoso. El riego debe ser moderado durante la época de crecimiento, es decir, en primavera y verano, y reducido, casi suspendido, en invierno, cuando es necesario un suelo seco para aumentar su tolerancia al frío.

Es mejor mantener la planta en el interior, para protegerla de los daños causados por las heladas: en una zona sin heladas es posible plantarla al aire libre.

La propagación se realiza mediante semillas o esquejes de hoja. Como curiosidad comentar que el nombre "Crassula" proviene del latín "crassus", que significa grasa.

0081

La Crassula hemisphaerica es nativa de Sudáfrica, en particular está presente en parte del Gran Karoo, una región semidesértica en la que hay numerosas especies de suculentas

Referencias específicas

Comentarios (0)

Productos relacionados

16 productos en la misma categoría: