logo
Cómo cortar el césped correctamente: cuándo hacerlo + a qué altura segarlo + qué herramientas usar

Pocos placeres hay comparables al de tener césped en casa.

Salir al jardín y encontrarte una pradera verde, llena de vida. Tumbarte en ella a tomar el sol. Pisarla con los pies descalzos…

Pero si tú eres uno de esos afortunados que tiene un jardín con césped, sabrás que hace falta ofrecerle un mantenimiento regular. Y una parte importante es la siega.

En concreto, es muy importante saber cómo cortar el césped y cuándo hacerlo.

Por eso este post.

Aquí te vamos a explicar.

  • Cómo segar el césped de tu jardín.
  • Con qué frecuencia hacerlo según la época del año.
  • Las herramientas más adecuadas según el tamaño de tu jardín.

¿Preparado?

Vamos allá.

Con qué frecuencia segar el césped según la época del año

Los patrones de corte varían muchísimo de una estación a otra. 

Y es que el césped, como cualquier otra planta, varía su actividad con el clima, y es importante que nosotros tengamos en cuenta esos cambios y adaptemos el mantenimiento a ellos.

Te lo explicamos.

1. Primavera

La primavera es una época de actividad moderada para el césped.

Durante las primeras semanas, y en función del clima que haga en tu zona, es posible que aún esté despertándose del letargo invernal y recuperando su actividad.

Eso significa que la velocidad de crecimiento no será muy rápida y bastará con segarlo cada dos semanas más o menos (esto puede variar según la especie).

A medida que se acerque el calor notarás que el crecimiento se acelera.

2. Verano

Durante los meses de calor el césped está en su máximo periodo de actividad.

En esta época puedes segarlo hasta una vez a la semana, con el objetivo de mantener una altura moderada.

Eso sí, procura no hacer una siega demasiado baja.

Ten en cuenta que las hojas son el lugar donde el césped almacena el agua, por lo que un corte demasiado agresivo lo dejará expuesto a la sequía y podría provocar que haya partes que se sequen.

Además, las hojas también son las encargadas de mantener la humedad a nivel de suelo y proteger las raíces de los intensos rayos solares.

3. Otoño

En otoño el césped sigue el proceso inverso que en primavera.

A medida que se acerca el frío empieza a detener su actividad y se prepara para entrar en el letargo del invierno. Eso significa que las hojas cada vez crecerán más lentamente, hasta detenerse por completo.

En este caso puedes segarlo también en torno a dos veces al mes, siempre atendiendo a las necesidades concretas de la variedad que hayas plantado en tu jardín.

4. Invierno

Al igual que muchas otras plantas, en invierno el césped entra en un estado de letargo. Está “dormido”, por así decirlo, un mecanismo que le permite protegerse del frío y de las heladas.

Durante los meses más fríos las hojas no crecen, por lo que no hay necesidad de segarlo.

No solo eso, sino que segar el césped durante el invierno puede llegar a ser contraproducente. Si en tu zona se producen heladas o las hojas están muy húmedas cuando las cortas, puedes provocarles daños e incluso propiciar la aparición de enfermedades y hongos que se cuelen en los cortes.

A qué altura cortar el césped

Tan importante como la frecuencia de siega es saber a qué altura cortar el césped.

Aunque cada especie tiene unas necesidades propias, de media lo ideal es dejar que las hojas crezcan entre 5 y 10 centímetros. Así, la planta seguirá teniendo suficiente superficie para almacenar agua y volver a crecer sana.

Si sueles cortarlo a 5 centímetros, en verano es recomendable que aumentes un poco la altura (entre los 6 y 7 centímetros) para que las hojas protejan el suelo del sol y eviten que se sobrecaliente.

Por otro lado, es importante que nunca sigues más de un tercio de la hoja de golpe.

Si, por ejemplo, has tenido un jardín abandonado durante varios meses y el césped ha crecido demasiado, no lo siegues de golpe a 5 centímetros. Esto supondría un estrés excesivo para la planta y podría dañar las hojas. 

En su lugar, es preferible que ajustes la segadora para cortar un tercio de la hoja (si tiene 15 centímetros de altura, la dejas en 10 centímetros) y, al cabo de unos días, vuelvas a segar. Así le darás tiempo a recuperarse entre corte y corte.

Herramientas para cortar el césped

Por último, demos un repaso a las principales herramientas de siega que puedes utilizar.

La más adecuada para ti variará en función del tamaño del jardín en el que tengas pensado trabajar:

  • Jardines pequeños: para estos casos cuentas con segadores manuales. Básicamente, consisten en un rodillo de cuchillas adosado a un manillar que se pasa por el césped y va segando. Es la opción más económica y más que suficiente para pequeños terrenos. Eso sí, una vez termines recuerda recoger los restos de siega para evitar que se apelmacen y se forme colchón.
  • Jardines medianos: en estos casos es recomendable invertir en una segadora a motor. Estas herramientas suelen contar con una bolsa que recoge los restos, lo que supone un gran ahorro de tiempo.
  • Jardines muy grandes: si necesitas segar un terreno muy grande (como un campo de fútbol o más), lo más probable es que seas un jardinero profesional. En estos casos te puede interesar invertir en tractores de siega para agilizar tu tiempo.

Sea cual sea la opción que elijas, es importante que mantengas las cuchillas limpias y desinfectadas. Si se quedan restos de bacterias u hongos, estos podrían traspasarse al césped cuando lo cortas y provocar enfermedades.


¿Necesitas ayuda para cuidar el césped de tu jardín?

Ya has visto que son muchas tareas.

Por eso, si ves que esto es demasiado para ti y necesitas ayuda, puedes contar con nosotros.

En Viveros González somos especialistas en el cuidado de jardines y llevamos el mantenimiento de varias zonas verdes.

Y podemos hacer lo mismo por ti.

Solo tienes que entrar aquí y ponerte en contacto con nosotros.